El talento de Mr. Ripley [Libro o película]

Dos clásicos llevados a examen por Edu Garrido. Entra, lee y disfruta.

El talento de Mr. Ripley - Patricia Highsmith
[Libro] 


El Sr. Greenleaf se presenta ante Tom Ripley buscando ayuda para convencer a su hijo de volver a casa ya que lleva más de 2 años viviendo en Italia. Hace tiempo que Tom y Dickie Greenleaf tuvieron relación y se presta a viajar a Italia para tratar de convencerlo… a gastos pagados, por supuesto.
En el primer capítulo vemos a un Tom Ripley normal, sin mostrar ninguna característica típica de su personalidad, pero ya en el 2º vemos al sinverguenza, amoral y timador que quiere vivir a costa de los demás. Y en esas manos ha puesto el Sr. Greenleaf el destino de su hijo, un lobo con piel de cordero.
Tom viaja a Italia, hasta el pequeño pueblo de Mongibello, al sur de la península itálica, donde Dickie y su amiga/novia Marge Sherwood residen desde hace tiempo. Primeramente se instala en un hotel, pero rápidamente traba amistad con Dickie y este le invita a vivir con él. Viajan a Nápoles, Roma, Capri y navegan con el barco de Dickie, pero Marge comienza a sentirse desplazada porque ella está realmente enamorada de Dickie, así que comienza a malmeter en privado sobre Tom, sus intenciones reales y una supuesta homsexualidad, pero Tom no da lugar a dudas y lo despacha con celeridad.
El cambio radical viene cuando Tom y Dickie emprenden otro de sus viajes y Tom se da cuenta que es una especie de despedida (Dickie le pilla probándose su ropa y esa acción supone el clímax que centra el cambio en la acción, tanto física como psicológica de la novela). Le van a dar de lado y tiene que hacer algo al respecto porque no quiere volver a ser un don nadie. Le gusta vivir en el lujo y las apetencias diarias a las que se ha acostumbrado, y además, se parece mucho a Dickie, prácticamente miden lo mismo, pesan casi igual, las medidas, si se aclarara un poco el pelo y practicara los gestos…
Es a partir de aquí donde Patricia Highsmith nos demuestra todo su talento para crear atmósferas opresivas, tanto reales como en la mente de los personajes (Tom, Marge, Mr. Greenleaf…) y crea una tensión que no para de crecer, siendo capaz de mantener el listón ahí arriba durante muchas, muchas páginas.
Hay momentos cumbres, como cuando Freddie Miles se da cuenta de que algo no cuadra y Tom improvisa sobre la marcha, o cuando Marge aparece sin avisar y espera impaciente en el hotel de Roma a que vuelva Dickie, mientras Tom improvisa de nuevo. Aunque mi favorito es cuando Tom, en Sicilia, toma plena conciencia de su soledad, vaya donde vaya. La policía, Marge, el Sr. Greenleaf que viaja a Italia, incluso un investigador privado americano contratado por él van minando la mente y entereza de Tom, que se ha retirado a Venecia viviendo en un palazzo con sirvientes.
Finalmente, Tom embarca rumbo a Grecia y… os recomiendo que la leáis para descubrir el final, y os aviso que ninguna de las adaptaciones cinematográficas que ha generado esta novela lo ha respetado.


                                                      A pleno sol de René Clément
                                                   [Película] 


Comienza con Tom y Dickie juntos en una de sus escapadas a Roma, sin Marge, 5 años después del encargo de Mr. Greenleaf. Se encuentran a Freddie Miles y Dickie se lo cuenta todo. Al volver de la gran juerga de varios días, Marge, que aquí sí es su novia y esperan casarse en el futuro, les recibe muy enfadada. Así comienza todo, con una gran elipsis respecto a la novela de Patricia Highsmith.

Dickie pilla a Tom probándose su ropa y Tom descubre que Dickie no piensa volver a San Francisco, todo esto cuando apenas ha pasado un cuarto de hora de película. Ponen rumbo a Taormina en el barco de Dickie y la acción, la tensión y el suspense se desbordan. La electricidad en el barco sube sin parar, pero es Marge la que desembarca, dejando solos a Tom y a Dickie que ponen todas las cartas sobre la mesa. El resto respeta e innova respecto al libro, quedándose con ese thriller negro de tintes psicológicos que encumbró la obra de Highsmith.

Las escenas finales con Tom y Marge en Mongibello son enormes. Las miradas de Alain Delon, la invalidez de Marie Laforet, los geniales planos de René Clément para resaltar la psicología de los personajes… ¿El final? Os recomiendo encarecidamente que veáis esta pequeña joya de la cinematografía gala para averiguarlo.

René Clément nos muestra a un jovencísimo Alain Delon en el papel de Tom Ripley, un tipo sin ningún tipo de moral que plantea un juego de falsos espejos y trucos engañosos a Philip Greenleaf para devolverlo a Estados Unidos y que su padre le pague 5.000 dólares. Pero Philip acepta el reto y sube la apuesta sin medida sin saber que Ripley es un arribista totalmente exento de moralidad e integridad. El pulso constante entre Delon y Ronet es soberbio y el paseo por la vieja Italia acompañados por la fantástica música de Nino Rota y la no menos genial fotografía de Henri Decae convirtió a este thriller a medio camino entre el policíaco y el psicológico en un éxito total de la época. Hace 15 años Anthony Minghella hizo una nueva adaptación de la misma novela donde, a mi entender, destacan los recursos de que dispone y la caracterización de Philip Seymour Hoffman como Freddie Miles, pero no llega al nivel del original de Clément en ningún momento.

Sentimos no disponer el tráiler en castellano, pero éste, extraído de un DVD se ve muy bien para que os hagáis una idea si nunca habéis visto la película de Alain Delon. 

 

Comentarios

  1. Hace mas de 20 añitos que me enganche a la saga de Ripley y con tu comentario me dan ganas de volver a leerlos.Excelente Zoe, como siempre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Qué opinas?

Entradas populares

Reseña de La Isis Dorada de Jorge Magano

El coleccionista de flechas. El nuevo thriller de Cristian Perfumo.

Reseña de 'La chica que tocaba el cielo' de Luca Di Fulvio

Novedades julio 1ª parte

Reseña de Cazador de farsantes de Cristian Perfumo

100 ejemplares de 'Las ventanas del cielo' se repartirán en las principales catedrales de España