Reseña de 'La chica que tocaba el cielo' de Luca Di Fulvio

Luca Di Fulvio, nacido en 1957, vive y trabaja como escritor en Roma. Su talento versátil le permite escribir con la misma facilidad tanto novelas para adultos como cuentos infantiles. Antes de ser novelista, participó en el cortometraje Exit (ganador de la Concha de Oro del Festival de San Sebastián en 1985 y nominado al Oscar) y estudió teatro en la Academia de Arte Dramático de Roma. 

Puede que estas aptitudes le faciliten el trabajo a la hora de contar historias que conectan  con el lector. De manera sencilla y con una prosa agradable sin excesivos artificios dialécticos, Luca sabe como atraer nuestra atención. Y sus historias, contrastando momentos crueles con otros redactados con increíble dulzura, consiguen ser recordadas mucho después de leer el Fin. 

Ambientada en la Venecia renacentista, 'La chica que tocaba el cielo' es una novela de amor que huye del tratamiento excesivamente romántico. No es una historia cursi, aunque sí emocionante, que consigue llegar a un mayor  público entregado a otros géneros literarios pero de mente abierta. 
Profundiza sobre todo en el origen de los sentimientos, (algo que no estamos muy acostumbrados a ver), tanto en el amor, como en el odio o la envidia, detallando desde su génesis la transformación de una persona simple como puede ser Shimon, hasta convertirse en un despiadado asesino. Nuestro héroe, Mercurio, es un muchacho desafortunado, ladrón y estafador, pero de buen corazón y nobles sentimientos. Listo como un zorro, sus múltiples virtudes le hacen ganarse el cariño y el respeto de todos los que le rodean, incluso en alguna ocasión, también de sus enemigos. 

Giuditta es su alter - ego, aunque su personaje tiene algunos altibajos en la narración que la llevan a pasar de ser protagonista a simple secundaria según caprichos del autor. Respecto al resto de personajes, Luca tiene la facultad de hacernos odiar a la desagradable Benedetta, el fraile Amadeo o el príncipe Contarini. Mientras que se ganarán nuestro corazón la entrañable Anna del Mercato, el valiente Lanzafame, con sus luces y sombras, o incluso Scarabello, convirtiéndose en personajes inolvidables. 

La historia de amor entre los protagonistas pretende ser el eje de la narración, pero casi parece un escenario más utilizado como excusa para que Luca nos hable de la sociedad veneciana de la época, tanto de la alta sociedad, con políticos y religiosos corrompidos, siempre buscando su propio beneficio, como del escalafón  más bajo, dominado por prostitutas y ladrones, que en condiciones adversas siempre tienden una mano al prójimo. Cabe destacar como hecho histórico, la creación del primer gueto judío en Europa, situado en una Venecia que el autor sabe describir con acierto, sinceramente y sin adornos.  Me gusta sin embargo, cómo Luca retrata el amor de Mercurio y Giuditta, cómo se va gestando en la mente de los jóvenes, con calma, con pensamientos más que con hechos, hasta que por fín se ve consumado y se convierte en indestructible. 

La historia se puede hacer algo lenta para los lectores impacientes ávidos de acontecimientos, pero os aseguro que va mejorando a cada página y no faltarán momentos intensos y emocionantes, tanto de felicidad como de tristeza. En conjunto es una buena novela que gustará al público en general. 

Comentarios

Entradas populares

Reseña de La Isis Dorada de Jorge Magano

El coleccionista de flechas. El nuevo thriller de Cristian Perfumo.

Novedades julio 1ª parte

Reseña de Cazador de farsantes de Cristian Perfumo

100 ejemplares de 'Las ventanas del cielo' se repartirán en las principales catedrales de España